Carlos Gonçalves nace en Beja , en el Alentejo portugués.

A los 13 años se apasiona por la Guitarra Portuguesa e inicia su aprendizaje estimulado principalmente por la interpretación y perfección de José Nunes.

En 1957, cuando se desplaza a vivir a Lisboa, Carlos Gonçalves comienza su vida artística gracias a su destreza técnica que le permitió inmediatamente tocar para los grandes fadistas de la época, siendo contratado por "Adega de Anita", de donde pasó más tarde para " Os Lobos do Mar" en la calle Carriche acompañando a las grandes figuras del fado, entre los que destacan entra otros: Alfredo Marceneiro, Filipe Pinto, Maria Teresa de Noronha. Lucília do Carmo, Argentina Santos, Fernando Maurício, Fernando Farinha, Fernanda Maria, Beatriz da Conceição....

En 1968, Carlos Gonçalves , inicia su colaboración con Amália Rodrigues, integrándose en el grupo de músicos dirigido por José Fontes Rocha, a quien pronto vino a suceder, formando entonces conjunto con Sebastião Pinto Varela (guitarra portuguesa), Jorge Fernando ( viola ) y Joél Pina ( viola bajo ) , del que más tarde formó parte Lelo Nogueira

Siguen los años prolíficos de composición musical dedicada a Amália, muchas veces musicando la poesía escrita por la propia Amália Rodrigues, destacando especialmente los álbumes “Lágrima “ y "Gostava de ser quem era".donde ésta colaboración quedó documentada para siempre.

Són 31 años de colaboración en grabaciones e en espectáculos en vivo por las mejores salas y televisiones de todo el mundo, hasta el fallecimiento de Amália Rodrigues el octubre de 1999.

Carlos Gonçalves es hoy un intérprete superior, tanto como solista como en acompañamiento de cantores de fado. Colaborando también con artistas internacionales en grabaciones de música portuguesa, y manteniendo y ampliando su obra de compositor que incluye en este momento, un tema inédito dedicado a la memoria de Amalia, sobre poesía de Tiago Torres da Silva : " MAR DE AMALÍA " , de una extrema belleza, como se debe en tributo a la gran cantora portuguesa.

La técnica y la sensibilidad artística de Carlos Gonçalves, se evidencian en las “guitarradas”, piezas específicas de la guitarra portuguesa, especialmente en el ámbito del fado . Ahí , la guitarra portuguesa en las manos de Carlos Gonçalves vibra con alegría, o se lamentan de tristeza, como solo él sabe transmitir.

Sus improvisaciones son una demostración de esa ligazón que es requerida entre el intérprete y el instrumento para expresar la emoción del alma humana, como solo un gran artista puede conseguir de la Guitarra Portuguesa.

Finalmente y al fin de muchos años de los ruegos de sus amigos y admiradores , Carlos Gonçalves decide efectuar en estudio la grabación de un álbum con composiciones suyas y de otros compositores e intérpretes .

Carlos Gonçalves, comienza así una nueva fase de su extensa y brillante carrera, ahora en dos vertientes:

1º Como concertista de Guitarra portuguesa, en recitales, Festivales de Guitarra, Festivales de Música clásica ete..
2º Como director musical e intérprete do su grupo de fado, dirigido para sesiones de festivales y conciertos de música de raiz tradicional.